LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978

Hoy en nuestro centro hemos celebrado por adelantado el aniversario de nuestra Carta Magna, que mañana, 6 de diciembre, cumple 36 años.
Como todos sabemos, la Constitución es la norma fundamental o básica de un Estado, y regula las relaciones entre el mismo, sus gobernantes y el pueblo, rigiendo las instituciones que llevan a cabo esta labor.  En ella están recogidos los derechos y deberes de todos los ciudadanos españoles.
En poco más de 200 años de constitucionalismo en nuestro país, es la segunda de más larga vida y también en extensión, con 169 artículos, ordenados en diez títulos, además de 15 disposiciones. Define España en su primer artículo como un “Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico, la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político” además de proclamar la soberanía nacional y establecer la Monarquía constitucional como forma de Estado. Hace alusión al sufragio universal y señala la aconfesionalidad del Estado, aunque señala  las “relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Se votó en Cortes el 31 de octubre de 1978 y fue ratificada en referéndum por el pueblo español el 6 de diciembre.
Antes de ella ha habido otras, de distinto signo en función de quien gobernase en ese momento. Han sido doce, si tenemos en cuenta el Estatuto de Bayona y alguna que ni siquiera llegó a ver la luz.
Lo primero que les llama la atención es “lo pequeña que es”, según sus palabras, porque todos piensan que se trata de un libro enorme y muy gordo, y no esperan un “librillo” de semejantes características.
Otros alumnos (de otros cursos) la llaman “La Pepa” confundiéndola con la primera que tuvimos, la de 1812, por ser (según ellos) la que más han oído nombrar.
Cuando se les pregunta cuántos años cumple nuestro texto constitucional, la mayor parte habla de más de cien años o doscientos (literal). Aunque luego cuando les dices que son sólo 36, igualmente a ellos (a su corta edad) les parece viejísima. 
Al trabajar en clase con los alumnos de 1º de la ESO resultan curiosas sus respuestas sobre lo que ellos piensan que es la Constitución y sus ideas sobre la misma. Han ojeado y hojeado por parejas un ejemplar de la misma, y han comentado algunos artículos y preguntado qué es “tutelar”, qué son “los poderes públicos”, “las cámaras”, “Hacienda” o la “Seguridad Social” (que la mayoría de ellos identifica con el médico).
Y lo más sorprendente es que a tan corta edad, ellos mismos son conscientes de que algunos de esos artículos no se cumplen, es curioso cómo se acercan a tu mesa para preguntarte “pero maestra, ¿esto se cumple siempre?”. En este sentido mi alumnado de 1º B señala que “no todos somos iguales ante la ley”, o que “no todo el mundo tiene una vivienda digna”.
 En clase, han elegido un artículo, lo han copiado, comentado e ilustrado con un dibujo, y de esta forma han conocido un poco (y de un modo superficial aún) la norma básica que contiene sus derechos y deberes como ciudadanos españoles.
Esther Carrero, profesora de Ciencias Sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *