Vuelta a las clases.

Segundo de bachillerato empieza este curso con varios cambios, tanto dentro de nuestro instituto como en el sistema educativo. 

En primer lugar, se ha creado un pasillo y dos clases adicionales donde antes estaba el porche del patio. Una de estas dos aulas se supone que debería de ser el de mi clase, pero todavía no han puesto ni mesas ni sillas, por lo que nos han metido, a una clase de ciencias sociales, en un laboratorio. Me parece una gran falta de organización, y además, al ser una de las alumnas que se quedaba en el porche desde que entré a este instituto hace seis años, no estoy especialmente contenta con este cambio. 
Por otro lado, está el tema de las reválidas. Si el centro estuvo un poco desorganizado, se podría decir que el gobierno es un desastre, si existiera. Se suponía que este año comenzaba las pruebas denominadas las ‘reválidas’, que sustituirían a la selectividad. Estas reválidas las tendrían que aprobar todos los alumnos simplemente para sacarse el título de Bachillerato, cuando antes, con aprobar todas las asignaturas, ya se tenía el título. Este curso, es un curso de transición por lo que no nos jugamos el título en la prueba. Pero aún no se sabe nada del temario que cae en esta prueba, ni cómo será el examen. No se sabrá hasta noviembre mínimo, por lo que quizás lo que demos hasta entonces no nos valga para nada. Cada semana nos cuentan una historia nueva sobre estas reválidas, pero en realidad nadie sabe nada, y lo que nos digan en noviembre podría cambiar en enero.
La Lomce y el decreto 3+2 me parecen leyes ridículas que no solucionan nada en el sistema educativo de España, sino que lo empeoran. Sólo nos están poniendo las cosas más difíciles todavía a los alumnos del país, ya que un máster ahora son dos años y sólo se lo pueden pagar unos pocos. Aquí no importa las ganas que los estudiantes tengamos de sacarnos una carrera, no importa nada de lo que hagamos, si no tenemos dinero. 
En general, no estoy nada contenta con los cambios de este curso. Pero nos quedan nueve largos meses delante de nosotros, espero que mi opinión cambie.

Hannah Stewart, 2º Bach-B 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *