LA SEGURIDAD EN INTERNET

A día de hoy vivimos las consecuencias de la revolución que ha causado internet en nuestras vidas, tanto en las de los adultos como las de jóvenes, pasando por el sector de la tercera edad que se anima incluso al uso de este fenómeno.


Sin embargo, la preocupación comienza en la sección menos madura, puesto que son los más afectados. Cada vez las nuevas generaciones nacen prácticamente con la tecnología incrustada en sus venas, si, puede que este fenómeno sea bueno por su rapidez y universalidad pero también tiene sus responsabilidades…

Con esto hablo de la seguridad y privacidad, la cual es inexistente en la red. Unos se reirán al oir que esto puede ser religioso pero deberían saber que por ejemplo cuando subimos un documento a la nube, este deja de ser nuestro y pasa a estar compartido, no es de tu propiedad. Esto puede conllevar una serie de problemas graves si tu documento posee algún contenido original y/o privado.
Por otro lado nos encontramos con las redes sociales, donde publicamos DÓNDE nos encontramos, CON QUIÉN, QUÉ hacemos y añadimos fotos para culminar la base perfecta para una visita inesperada y puede que no muy agradable. Cualquier extraño puede ver lo que pensamos, queremos o sentimos, incluso nuestra situación económica o ideologías. Y todo esto por no hablar de nuestras fotos que publicamos, o bien con nuestros amigos y familiares o simplemente privadas donde aparecemos en momentos que no queremos que vean futuros contratantes.
Cuando un contenido accede a Internet es prácticamente imposible acabar con él, hay muchos riesgos que la gente no conoce. Lo más clásico es nuestra obsesión por podo lo gratis, como el WiFi de aeropuertos o cafeterías. No somos conscientes de que detrás puede haber un atacante.
Otro error muy común es poner la misma contraseña para todo: el banco, la gestión del ADSL o un blog de aficionado al arte. En este caso si se logra hackear una de ellas, lograría el acceso para el resto.
Por todo esto me gustaría añadir una serie de consejos para asegurar la máxima seguridad posible en internet:
  1. Ten en cuenta que todo lo que se sube a internet, nunca sale, y que cualquier herramienta que contenga datos comprometidos y sea conectado a internet puede acceder a este.
  2. -Cierra siempre las sesiones.
  3. -Actualiza el sistema operativo y las  aplicaciones de nuestro smartphone.
  4. -Lee las condiciones de uso siempre.
  5. -Si no quieres que algo sea público, no lo digitalices. Opta por el papel o cífralo.
  6. -Cambia de vez en cuando tu contraseña.
Y por último y más importante, nunca leas la política de privacidad de Google, porque en ese caso no volverás a usarlo jamás.
Adjunto un vídeo donde se muestra todo lo que acabamos de contar en una situación curiosa y real…
Os animo a verlo, es muy sorprendente.

 Claudia Kuhnell Gambín, 2º bach-A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *